miércoles, 13 de abril de 2016

Siento

"Llegará el momento en que necesites compartir tu vida con alguien". Puede ser muy obvia la frase o quizás no para algunos, pero ese momento había llegado. Esa frase que me dijo un amigo hace poco hizo eco en mi cabeza y resuena hasta ahora.

Llega el tiempo en que al final del día te gustaría compartirlo y comentarlo con alguien, quizás a media tarde escaparte para verlo unos cuantos minutos, como una pequeña dosis de medicina a esa enfermedad llamada amor. Querer pasar un fin de semana a su lado sin mayor pretensión que estar juntos, así sea sentados en un parque o abrazados y durmiendo hasta el amanecer.





Es el momento en el que estás cansado de conformarte con pasar el rato si era lo que la vida te ofrecía. Ya no basta, no alcanza lo que antes funcionaba, ahora disfrutas más tener una conversación que parece no tener fin en lugar de pasar 2 horas mirando una cara bonita con los ojos vacíos. Aunque esas caras lindas y de mirada vacía que buscan pasar el rato sean lo que más abunda.

Este post chorrea cursileria, y es que todos tenemos momentos así, quizás algunos más que otros, posiblemente , y últimamente, yo más que cualquier otro. Qué puedo hacer? es lo que siento y no me queda más que admitirlo, aunque esta entrada no sea sarcástica o un mal intento de ser cómica como las anteriores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario