martes, 1 de diciembre de 2015

Black Sunday

Podía ser un domingo más, de esos en los que te quedas todo el día mirando al techo y perdiendo el conocimiento en tu cama de rato en rato, pero no, tenía que tener una estúpida idea: salir solo y de compras.

Nunca me había hecho problemas de salir solo, me relaja algo de tiempo solo para mi, es más, debo decir que si se trata de comprarme algo, es mejor que esté sin compañía ya que puedo pasar horas y horas caminando con el afán de buscar mi capricho del día. Además de tanto ver noticias sobre el "Black Friday" se me había antojado un momento de frivolidad y compras domingueras.

Me cambié casi como un rayo y salí primero con rumbo a Miraflores. Al llegar, oh! salió el sol (primera mala señal de todo lo que venía) y yo en camisa manga larga y polo con el cuello tan cerrado que por ratos me ahorcaba, pero según yo, me queda muy bien.


lunes, 23 de noviembre de 2015

Charlie Charlie

La falta de compromiso mezclada con inmadurez eran lo que mejor resumía a Charlie en palabras. Poseedor de un gran encanto, y una sonrisa que derretía a cualquiera, el joven de apenas 17 años podía tener a (casi) cualquier chico que desee, el problema es que él en realidad nunca sabía exactamente qué quería o necesitaba.

Cuando Charlie terminó la secundaria y fue a la universidad no hizo más que perfeccionar sus dotes de "galán" con cuanto chico podía, eso sí, uno solo a la vez, quizás algo de escrúpulos quedaban dentro de esa cabeza hueca y frío corazón.


martes, 4 de agosto de 2015

Inseguro

El inseguro no tiene dudas, tiene certezas.

Quien es inseguro no cree que lo van a dejar, está seguro que eso pasará.

El inseguro está pensando en de qué forma ocurrirá esta vez.

Quien es inseguro vive atormentado por un patrón de conducta, sabe que le pasará lo mismo de nuevo.

El inseguro tan solo está a la defensiva, incluso sin razón aparente, esperando recibir nuevamente el golpe que le dolió tanto en el pasado.

Quien es inseguro ha quedado ciego por su dolor, no distingue lo que realmente pasa, y tiene una idea distorsionada de si mismo.

El inseguro sabe que lo es, puede hasta decirlo a sus amigos, pero no sabe como eliminar los fantasmas del pasado de su mente.

Quien es inseguro quizá solo necesite de alguien que logre devolverle la seguridad que a causa de otros perdió.

domingo, 26 de julio de 2015

Lluvia y Sol

Era una tormenta muy fuerte, la cual llevaba días, quizás meses sin parar. Omar sentía mucha tristeza al no poder ver el sol durante un buen tiempo, incluso sentía que se ahogaba, así fue como una tarde de Enero, tras correr para refugiarse de la lluvia incesante y no mojarse, abrió una puerta y tras ella vio a quién lo marcaría por los siguientes meses.

Tras la puerta de ese salón estaba Noel, él fue lo primero que Omar miró. Noel tenía la apariencia de un señorito inglés, y desde ese instante, la lluvia paró y la tristeza de Omar empezó a desaparecer día con día, cuando Noel compartía tiempo con Omar.

viernes, 3 de abril de 2015

Sin Aire


Si alguien decía tener mala suerte con el amor, quizás no había conocido a Arnie, a él le ocurrían cosas que parecían salidas de la cabeza de un guionista de comedia dramática. Lo habían lastimado tanto, pero tanto, y siempre en formas diferentes, que algo dentro de él ya no estaba bien, tenía miedo a ser feliz.

Un tarde de verano, y después de algunos meses solo, conoció a alguien que por fin había llamado su atención. Johny, parecía ser todo lo que Arnie siempre quiso y lo que a la vez no, él podía ser la persona más dulce del mundo, y también la más cruda. Día a día, el sentimiento crecía, durante las horas de clase y el viaje juntos a casa, y entre una que otra salida.

Había llegado el otoño, los meses pasaron y Arnie y Johny eran cada vez más cercanos, más íntimos, más complices. Estaban sentados juntos, en la oscuridad del teatro y la obra aún por empezar, tenían el brazo cerca al otro, estaban tan cerca que quizás podrían haberse tomado de la mano, pero no ocurrió. Johny no dejaba de ver a Arnie durante la función, pero en la cabeza de Arnie había otra obra, o más bien una película, una de terror. Era una película en la que lo dejaban a Arnie, en la que lo lastimaban, por su mente pasaban uno a uno sus desamores. Tenía ganas de llorar y un nudo en la garganta que lo dejaba sin aire, con muchas ganas de salir corriendo, todo estaba allí, pero esta vez ocurrió algo diferente, Arnie intentó calmarse en lugar de huir y analizar lo que le pasaba.

La falta de aire, el nudo en la garganta y la película en su mente, eran producidas por un gran temor, el temor a ser lastimado y el no significar nada para quien Arnie quería tanto.


Será que algún día Arnie pueda quemar esa película en su mente y por fin poder olvidar, relajarse y disfrutar?

martes, 10 de marzo de 2015

Ray y Nauhn

Desde un lejano país, en otro continente, con otro idioma y cultura, había llegado a la ciudad de los reyes el príncipe Nauhn. El viaje había tomado horas hasta que finalmente pudo llegar a la ciudad, el príncipe, quien solía estar siempre cansado, esta vez lo estaba más de lo habitual, aunque sin perder su alegría y espontaneidad.

Nauhn tenía 26 años, era alegre, le gustaba hacer muchas bromas, había aprendido a ser practico en la vida y no complicarse con nada ni nadie, y también tenía algo que lo caracterizaba, una sinceridad que podía ser una mezcla entre crueldad y sarcasmo, la cual a veces podía herir.

Con el cambio de ciudad el príncipe había decidido un nuevo comienzo, quería hacer cosas diferentes a las que había hecho en el país que lo vio nacer, quería ser un chico común y corriente, es así como empezó a buscar un trabajo “normal”, y además empezó a estudiar una carrera nueva, así como cualquier otro residente en la ciudad.