domingo, 26 de julio de 2015

Lluvia y Sol

Era una tormenta muy fuerte, la cual llevaba días, quizás meses sin parar. Omar sentía mucha tristeza al no poder ver el sol durante un buen tiempo, incluso sentía que se ahogaba, así fue como una tarde de Enero, tras correr para refugiarse de la lluvia incesante y no mojarse, abrió una puerta y tras ella vio a quién lo marcaría por los siguientes meses.

Tras la puerta de ese salón estaba Noel, él fue lo primero que Omar miró. Noel tenía la apariencia de un señorito inglés, y desde ese instante, la lluvia paró y la tristeza de Omar empezó a desaparecer día con día, cuando Noel compartía tiempo con Omar.




Fueron 7 meses con altas y bajas, Omar se enamoró de Noel, los amigos de ambos lo notaban y no podían evitar preguntar, y es que a veces ellos podían actuar como uno solo, como una sociedad, como una pareja y otras, como dos completos desconocidos. Pese a todo, Noel siempre estuvo en los momentos que Omar más lo necesitó, llenándolo de consejos y protección.

Hoy Noel se va lejos, muy lejos, y la mitad del corazón de Omar se va con él, dejando un gran vacío.
La despedida se cierra con un fuerte abrazo, un pedido de “No te vayas” seguido por otro abrazo y un beso en la mejilla, con una carta que dice todo lo que en ese momento Omar no podía decir, porque si empezaba a hablar , las lágrimas caerían por sus mejillas y él quería despedir a Noel como lo hicieron cada día en los últimos 7 meses, riéndose juntos.


Noel se fue y Omar se quedó solo otra vez, con la lluvia que nuevamente comienza y que espera pronto termine y una vez más salga el sol con el que conoció a Noel.

Hoy Omar solo le puede gracias a Noel, por como, aunque sus amigos no lo crean, lo cuidó y ayudó y por todo lo que creció y aprendió junto a él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario