jueves, 10 de enero de 2013

Dignifícate


Dignifícate, crecí escuchando esa palabrita salida de los labios de mi mamá. Mi hermana le pedía un consejo amoroso: “DIGNIFICATE!” Una amiga pedía una opinión sobre su relación marital: DIGNIFICATE!

Dignifícate everywhere, parecía ser la frase de cabecera de mamá, pero ¿qué significa? esta palabra ¿realmente existe?

Me da flojera revolver en un diccionario o buscar en Google, pero mejor pensemos que en un momento de genialidad a mi mamá se le ocurrió inventar esta palabrita. En casa podías escuchar “dignifícate” cada vez que alguien pedía un consejo y estaba usando su dignidad como felpudo.