domingo, 10 de junio de 2012

Tipos de Twittero

Durante mi recorrido como Dora la exploradora en Twitter pude analizar algunas de las personalidades de los personajes que rondan Cabroland.

Sé que hay muchos tipos de twitteros, pero hay 5 tipos que llamaron más mi atención y parecen ser personalidades muy repetitivas en Twitter.

El seguidor desesperado:
Luego de rebotar en la vida real y en cuánta página gay existe, porque está más chancado que Cachay, un día de casualidad llegó a Twitter, se topó con unas cabritas hipsters bien bonitas y ahora anda dándoles follow a diestra y siniestra, el problema es que ya sigue a 1.200 y sólo 60 le han devuelto el follow, eso sin contar que algunas cabritas le dieron un súper combo asesino twittero (unfollow + block + reporte por spam) al sentir el olor a “en celo” que tenía.




Tip: Ideal si te han dejado y necesitas alimentar tu ego comiéndote cualquier cosa. 


El Buitre Mosca Muerta: 

Aparentemente es más inocente que Bambi, pero en el fondo está más en celo y arrecho que Shakira jugando con el piquetón. El buitre mosca muerta se parece a “El Seguidor desesperado” con la diferencia de que esta cabrita sí es bonita y aprovechará su inocente apariencia para gilearte dándote RTs, hacerte mentions y luego pasar a los DMs que irán subiendo sutilmente de tono. No parará hasta enseñarte y/o encajarte su “twitter” (pajarito) en vivo.





Tip: No recomendable para cabritas que se ilusionan fácilmente con 140 caracteres llenos de palabras bonitas y sobonería, cambia de presa como de boxer.

El Negador:

Normalmente atractivo, el macho de latinoamérica, él no es gay, lo que pasa es que los demás son muy heteros. En sus mentions se burlará de tus mariconadas y lo loca que eres, pero por DM se soltará las trenzas, será Fulvio Carmelo, intentará jugar con tus “bubbies” y querrá hacerte “Tiki tiki ti” en vivo (a lo Brad Pizza y Oscar Gayoso en la piscina), además querrá mostrarte sus miserias por webcam o tal vez, si es más osado, una noche en la que ande en estado “Pikachu” te mandará una foto de su manicito frente al espejo, pero ojo, aunque te la querrá encajar, él no es gay (Nótese el sarcasmo).

 
Tip: Ideal para pasivas masoquistas en celo. 

El Hipster Depresivo:

Con sus lentes enormes (normalmente más grandes que su diminuta cabeza), con la foto de su avatar tomada por su iPhone o iPod y retocada con Instagram. El hipster depresivo andará twitteando sus penas luego de hacer check-in desde el parque Kennedy, Starbucks o tal vez las ahogue tragando frozen yogurt de colores en Pinkberry. El hipster depresivo es la Digievolución fashion de los emo, además disfrutará twittear sus penas y dramas en cuantos idiomas sepa hablar. 



Tip: Ideal para estudiantes de psicología que necesiten hacer prácticas o twitteros con complejo de psicólogo. 



El Twittero con Síndrome Brad Pizza: 


Un forever alone, se cree gurú aunque en realidad no tiene idea ni de cómo solucionar sus propios problemas con las cabritas que gilea en twitter o se levanta cada fin de semana en el Downtown . Sus seguidores han aumentado desde que empezó a twittear el libro motivacional de Brad Pizza y escribir cuánta cursilería encuentre en los libros que venden en el micro a china con un paquete de hilos.




ADVERTENCIA:

No es recomendable seguirlo si tienes poca tolerancia, algunas frases exageradamente positivas como la siguiente, pueden generarte ganas de reventarle tu Blackberry o iPhone en la cabeza:

No importa si te amputaron las 2 piernas, los 2 brazos y estés tuerto de un ojo, lo que importa es que estás vivo

domingo, 3 de junio de 2012

La Vida Es Mejor Twitteando

Cuando me registré en twitter impulsado por un deseo de chuparle las medias a mis artistas favoritos y sobonearlos con 327475 mensajes como:
Eres el mejor, me encanta como actúas”.

Nunca imaginé el mundo twittero gay que podía existir, sentí como si fuera Alicia cayendo en Wonderland, solo que yo en vez de seguir a un conejo blanco stalkeaba seguía a un cabro, que por cierto, era uno de los pocos amigos gays que tenía en ese momento,y que además, tenía Twitter. No entendía como mi amigo conocía a tantos otros, incluso pensaba que tal vez era un putazo y se había levantado a medio Vale Todo en 1 sólo fin de semana, pero no, una tarde de Noviembre me contó el secreto, todos los cabritos que conocía eran de Twitter, incluso en ese momento, empezaba una relación con otro cabrito al cual conoció en Twitter, cabrito que por cierto tiene la cabeza en tamaño familiar, similar a la de Megamente (No tenía nada que ver lo de la cabeza, pero lo quería decir).



Desde ese momento tuve ganas de conocer ese mundo Twittero gay, pero antes debía cambiar, así que después de algunas semanas y luego de hacer rehabilitación en "Chupa Medias Anónimos", dejé de sobonear a mis artistas favoritos, incluso le di unfollow a varios para así evitar la tentación de volver a escribirles, no recuerdo exactamente que decía, pero las cabritas venían a mi cual ratón siguiendo al flautista de Hamelín, luego ya se me hacía más fácil saber quiénes eran “bebitas” y quienes no, aunque para qué mentir, en Twitter, el 90% son gays, un 5% son curiosos y PARECE (solo parece) que hay un 5% heterosexual. Dejando de lado las estadísticas, follow que viene, followback que va, el mundo twittero gay tenía frases que no conocía, lugares y establecimientos que al parecer son los favoritos de varios (Pinkberry por ejemplo), el mundo twittero gay tenía sus propios códigos y puntos de gileo  encuentros para conversar.

Además, en Cabraland, una vez que empiezas a entrar al círculo, te puedes ganar con divertidísimas broncas vía twitter, desde el amor de una noche reclamándole a su tirador, hasta novios celosos que hacen que sus maridos den unfollow, cierren sus cuentas o se pongan pelear con cualquiera que les haga reply.

Seguiré, cual Dora la exploradora, explorando este mundo, ya que al menos para mí, la vida es mejor (y más divertida) twitteando.

Cierro con una frase:

Dejad que las cabras vengan a mí.