martes, 22 de mayo de 2012

El Síndrome Amixer

Hace unos días un amigo posteó en FB una lista de las cosas que odia en una persona, la lista (que horas después borró) decía más o menos así:

Odio que decoren sus fotos con brillitos y letras de colores.

Odio que hagan la señal de amor y paz con sus manos.

Odio que se tomen fotos frente al espejo de los baños.

Odio que firmen sus fotos con palabras como “tU cH1kIt4 x100pre” o “L4 k3llY iA tUhh Zh4BeeSS”.

En ese momento le dije: espera! Estás describiendo a un amixer.




Al parecer mi amigo no tenía idea de como se le denominaba a estos seres de estrafalarios gustos y lenguaje casi inentendible.

A raíz de ese comentario me quedó la duda, mi amigo, está discriminando a los amixers? Y qué acaso discriminar a la gente con discapacidades no está mal??

Hoy me preguntaba a mí mismo, por qué una persona asesinaría sus ojos y neuronas al eZZkR1vIr1ah AzzhI y la única explicación que encontré es que posiblemente estas personas sufrieron algún tipo de caída que les removió toda la azotea y los dejó medio cojudos.

A partir de ese momento sus familias y ellos han estado buscando la cura para ese grave mal, producto de un fuerte golpe, pero hasta ahora no tuvieron suerte. Incluso pensé en que otras consecuencias podría tener este síndrome, una de ellas, aparentemente, es la hipnosis con los espejos, cuando están frente un espejo se ven extrañamente hipnotizados y casi seducidos a sacar su celular, hacer el símbolo de amor y paz y tomarse una foto haciendo puchero, foto que luego decorarán con brillitos en PhotoScape o alguna página recargada de publicidad escarchada pidiendo que bajes sus emoticones.

Tal vez estás personas no sean simplemente cojudas porque les da la gana (o al menos eso quiero creer), todo sería consecuencia de un mal golpe que desencadenaría el síndrome amixer en ellos y lo que los convierte en discapacitados, por lo que desde este momento pido respeto e igualdad de trato para ellos, pero quiero pedirle a todos los padres de chicos y chicas con síndrome amixer que hasta no encontrar la cura para su mal, los alejen de sus computadoras, eso antes de que yo me convierta en el remake viviente de Samara en "El Aro" y aprenda a atravesar monitores para sacarles el síndrome amixer a cocachos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario